Agustin Bilbao
decantarse por el estudio del rostro humano
 
un lieu de rencontre
pour l'Art et de Créativité…
informations sur l'artiste
 
les textes sont présentés avec les langues proposées par l'auteur
profil
salle peinture
España (Espagne) 




español
Partiendo del dibujo, Agustín Bilbao ha ido asentando un sólido sustrato hasta decantarse por el estudio del rostro humano, donde parece haber encontrado su vía de expresión más adecuada.

pour envoyer un message à l'Artiste

 

galerie principale


critiques et commentaires

La naturaleza, por mucho que se intente, jamás se deja atrapar. A lo sumo, permite su interpretación, pero impone las reglas. Agustín Bilbao interpreta la realidad a través de la materia, transformándola en otra realidad distinta y dramática, humana, que aun viniendo del natural toma nueva identidad y, por lo tanto, nueva vida. Lo importante es el equilibrio de las formas

Javier Urquijo
El Mundo
marzo 2002

La obra de Agustín Bilbao busca la fuerza y la expresión rotunda en todas sus manifestaciones. Trabaja el color con pinceladas diestras logrando un efecto armónico y lleno de sensibilidad. Cultiva la forma manipulando los materiales hasta conseguir arrancarles una belleza escondida, latente, que se revela de forma sorprendente en los juegos de volúmenes

N.J.
Revistart, nº 66
2002

A.B. es un hábil retratista que sabe entender el lenguaje de la luz con auténtica sensibilidad, buscando además del realismo –muy cercano al cartelista-, otros efectos aparentemente secundarios, como cierta intencionalidad dramática, escénica, en la onda del realismo neoexpresionista

Javier Urquijo
El Mundo
marzo 2003

A.Bilbao presta según los expertos, especial cuidado en el acabado de sus obras. El mayor o menor detalle de las piezas revela un grado de aproximación a la realidad, en muchos casos de carácter onírico. En toda su producción, se mueve entre la realidad y la utopía. El óleo predomina en todos sus cuadros, mientras que para sus figuras elige el barro refractario, la madera y el alabastro. Las piezas, de gran originalidad, pretenden sorprender al espectador. El objetivo del artista es que el público mire y vea algo más que lo físico.

Isabel Perdices
El Correo Digital
enero 2003

A.Bilbao en sus retratos consigue que nos introduzcamos unos centímetros por debajo del mero envoltorio superficial. También sus esculturas hablan de hechos ajenos a lo puramente plástico. De forma similar a lo que pasa con sus pinturas, sus esculturas tienen una factura constante y fija, independientemente de que se trate de tallas de madera, de modelados en barro refractario o de vaciados en bronce. Parecen retratos o casi retratos en los que la figura humana es el elemento principal, o en los que el cuerpo, el busto, es soporte para otros objetos, para otros hechos a veces imaginarios.

Iñaki Bilbao
Profesor de pintura de la Universidad del País Vasco
2003

El estudio del rostro es para Agustín Bilbao una de las claves de su arte, su vía de expresión más adecuada. Tras una dilatada carrera en la docencia y muchas exposiciones, el getxotarra Agustín Bilbao entra a formar parte de los creadores que exponen sus obras en la revista virtual Almiar, ...

La Ría del Ocio
abril 2004

Los rostros, imágenes de la realidad. Colores y trazos precisos para explicar el paso de la niñez a la vejez. Retratos al óleo que lo dicen todo. Agustín Bilbao Abad es por unos días el artista protagonista, con la exposición Actitud en el tiempo.
En su colección de obras se muestran una selección de retratos al óleo, una técni-ca que utiliza para mostrar las posturas naturales y los gestos de los protagonistas. A través de estos lienzos ofrece al espectador un viaje por el tiempo, una cronología que va desde la niñez hasta la ancianidad.
Lo que el pintor busca es enseñar la verdadera realidad mediante sus trazos y colores precisos, de manera que no se escape ningún detalle. 

Arantza Díez
20 Minutos
02.10.2006

Niños, adultos y ancianos no enfrentan la vida de la misma manera. La ignorancia que tienen los niños sobre la vida, la preocupación de los adultos y la experiencia de los ancianos son diferentes. Eso es lo que se puede ver en los lienzos de Agustín Bilbao: las actitudes frente a la cotidianidad que tiene cada uno en función de la edad.
El pintor ha utilizado diferentes modelos para este proyecto, pero los modelos no han tenido por qué mantenerse en una actitud fija. Agustín Bilbao ha querido pintar las actitudes de los modelos y, para ello, ha recogido en sus lienzos la imagen que presentaban momento a momento. Agustín Bilbao, imaginando lo visto en un momento concreto, ha completado la colección de retratos al óleo. No ha modificado al protagonista de la imagen. En las obras que pinta Bilbao son las luces y las sombras las únicas que han surgido de su imaginación.

Itxaso Ibarra
Berria
11.10.2006

Investiga cada material, estudia sus posibilidades y elige al fin la que más se aviene a la idea que desea expresar. Porque Agustín  Bilbao tiene una visión integradora del arte, no como producto de y para élites, sino como manifestación esencialmente humana que persigue especialmente el maridaje íntimo con la naturaleza, de donde salió ese barro, esa madera o esa piedra primigenia; esto es una especie de panteísmo conciliador según el cual todo debiera encontrarse en su estado genuino. Tal vez se trate de un concepto utópico del arte, pero él trabaja voluntariosamente cada día para alcanzar la meta, al tiempo que mantiene sus pies firmes sobre la tierra.

Esther Zorrozua
4.11.2006

Este artista aprecia todos los materiales que se pueden tallar, moldear o esculpir, pero en todos los casos su representación es figurativa, y harto naturalista. Rostros hu-manos mirando de frente, de perfil... En su mayoría niños o preadolescentes. Cuando trabaja la madera barniza de un tono sobrio y oscuro. Con el barro, mantiene el color del mismo una vez seco, que se pueda apreciar el material.
Cuando es el mármol usa el blanco, y procura no colorearlo, idea que comparto ya que es un material bello en sÍ mismo, y al que el paso del tiempo no le afea.
En la obra pictórica tiende por el hiperrealismo, como en el caso del niño, y del hombre barbado (no sé si el propio artista) pero en todo caso lo que hace reconocible su obra es ese gusto por la representación del rostro, de la cabeza, de nuestra imagen más identificativa y definitoria, en una suerte de cabezas de gabinete, pero a partir de sus se-res queridos (presumiblemente).
No sé si debido a sus estudios de filosofía, y por mor de mantener con vida lo que más queremos, quiere fijar en diversos materiales lo que más ama —sus seres que-ridos o allegados— para que no se escurran en la simple memoria con el paso del tiempo...

Ramuntcho Robles Quevedo
euskonews
6.07.2007